Divorcio contencioso

Divorcio contencioso, requisitos, causas y procedimiento judicial

El divorcio es la disolución jurídica del vínculo conyugal. Nuestra legislación contempla dos tipos de procedimiento para solicitar el divorcio. El divorcio de mutuo acuerdo, que se produce cuando ambos cónyuges están de acuerdo con la solicitud del divorcio y las medidas del convenio regulador. Y el divorcio contencioso, que se presenta cuando los cónyuges no están de acuerdo sobre el divorcio o las medidas a adoptar en el convenio regulador. En este artículo nos centraremos en el estudio del divorcio contencioso en todos sus aspectos. 

¿Qué es el divorcio contencioso?

Como ya hemos indicado, el divorcio contencioso se produce cuando no hay acuerdo entre los cónyuges. En este caso, para iniciar el procedimiento de divorcio basta con que uno de los cónyuges, sin consentimiento del otro, solicite judicialmente la disolución del vínculo matrimonial, junto con la adopción de las medidas que en el futuro afecten a los cónyuges y a los hijos menores de edad, si los hubiera. En el divorcio contencioso, ante la falta de acuerdo entre ambos consortes, será el juez el que decida en sentencia las medidas derivadas del divorcio que afecten en un futuro a los cónyuges y a los hijos menores.

¿Requisitos para solicitar el divorcio contencioso?

El único requisito para poder solicitar el divorcio es que hayan transcurrido tres meses desde la celebración del matrimonio. Este plazo tiene la excepción de que se acredite la existencia de un riesgo para la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o libertad e indemnidad sexual del cónyuge demandante o de los hijos de ambos o de cualquiera de los miembros del matrimonio.

Causas del divorcio contencioso

Tras la reforma introducida en por la Ley 15/2005, de 8 de julio, por la que se modifican el Código Civil y la Ley de Enjuiciamiento Civil en materia de separación y divorcio, ya no es necesario alegar ninguna causa para solicitar el divorcio. Es suficiente la voluntad de uno de los cónyuges, sin necesidad de alegar motivo alguno, para solicitar y obtener el divorcio.

Procedimiento de divorcio contencioso

El procedimiento de divorcio contencioso está regulado por el artículo 770 de la Ley de Enjuiciamiento Civil y se rige por las siguientes reglas:

Juzgado competente para conocer del divorcio contencioso

La demanda de divorcio contencioso se presentará ante el Juzgado de Primera Instancia del lugar del domicilio conyugal. En su defecto, el demandante podrá elegir presentar la demanda ante el Juzgado correspondiente al último domicilio conyugal o el de la residencia del demandado. La demanda de divorcio debe contener las pretensiones del demandante, respecto a la disolución del régimen económico matrimonial, distribución de los bienes, la custodia de los hijos menores, la pensión de alimentos de los hijos menores, la pensión compensatoria del cónyuge al que el divorcio le produzca un desequilibrio económico, así como cualquier otra cuestión que afecte a los cónyuges o a los hijos. 

Documentos que han de acompañarse con la demanda

Junto con la demanda de divorcio contencioso habrán de presentarse los siguientes documentos:

  • Certificación literal de matrimonio. 
  • Certificación literal de nacimiento de los hijos menores. (En el caso de que los hubiera).
  • Certificado de empadronamiento para acreditar el lugar del domicilio conyugal.
  • Documentación relativa a las medidas patrimoniales que acrediten la situación económica de cada uno de los cónyuges: nóminas y contratos de trabajo, títulos de propiedad, préstamos hipotecarios, certificados bancarios de las cuentas corrientes o de ahorro, planes de pensiones o otros depósitos bancarios y cualquier otro documento que acredite lo solicitado en la demanda.

Contestación de la demanda

La demanda se notificará al cónyuge demandado que podrá contestar a la misma en el plazo de 20 días hábiles a contar desde el día siguiente al de la notificación. En su contestación, el cónyuge demandado podrá aportar la documentación que estime oportuna para su defensa.

Si hubiera hijos menores, la demanda se notificará también al Ministerio Fiscal que también tendrá que contestar a la misma, ya que actúa en defensa de los intereses de los menores.

Celebración de la vista

El procedimiento de divorcio se rige por los trámites del Juicio Verbal. Una vez contestada la demanda, se convocará a las partes a una vista en la que se practicará la prueba propuesta por las partes, siempre que sean admitidas por el juez. 

Sentencia

Tras la celebración de la vista, el juez dictará sentencia declarando el divorcio y acordando las medidas que regirán en el futuro entre los cónyuges. Dentro de estas medidas destacan: la atribución del domicilio conyugal, el régimen de custodia de los hijos menores, las visitas a favor del cónyuge no custodio, el derecho de alimentos que deben satisfacer los cónyuges, la distribución del pago de los gastos extraordinarios de los hijos y cualquier otra cuestión relevante.

Características especiales del procedimiento de divorcio contencioso

En el divorcio contencioso cada parte debe ir representada y defendida por un procurador y un abogado diferente, lo que encarece el coste respecto a un divorcio de mutuo acuerdo. Además, el divorcio contencioso es mucho más largo que un divorcio de mutuo acuerdo.

Las partes podrán solicitar en la demanda la adopción de las medidas provisionales previstas en el artículo 773 de la Ley de Enjuiciamiento Civil relativas a las cuestiones patrimoniales y paternofiliales. Estas medidas se adoptarán con urgencia por el juez y posteriormente, se ratificarán o modificarán en la sentencia definitiva.

En cualquier momento del divorcio contencioso, antes de que se haya dictado sentencia, las partes podrán solicitar que el procedimiento continúe por los trámites del divorcio de mutuo acuerdo. En este caso, deberán aportar un Convenio Regulador consensuado que será aprobado judicialmente en sentencia.

En un divorcio contencioso se discuten aspectos de gran relevancia: la atribución del domicilio conyugal, el régimen de custodia de los hijos menores, el importe de la pensión alimenticia y la pensión compensatoria. Por eso, es necesario contar con un buen asesoramiento profesional para evitar tener un resultado desfavorable que afecte durante muchos años a las relaciones personales con los hijos o al patrimonio de uno de los cónyuges.  

En Nomom abogados contamos con abogados especialistas en Derecho de Familia, con amplia experiencia en la resolución de conflictos conyugales apostando por intentar siempre que sea posible, restablecer la relación entre los cónyuges, desempeñando para ello una función eminentemente mediadora entre ambos, tratando de proteger siempre a la familia como institución básica de nuestra sociedad. 

Por otro lado, somos conscientes de la fuerte implicación emocional que este tipo de casos supone para nuestros clientes, por lo que nos implicamos para conseguir un divorcio de mutuo acuerdo que satisfaga a todas las partes, protegiendo siempre a los hijos, como parte más perjudicada en este tipo de procesos. Sin embargo, de no ser ello posible, te asesoramos y asumimos tu defensa judicial en el procedimiento de divorcio contencioso para que el resultado sea siempre el más favorable para ti. 
¿Tienes alguna duda?, ¿estás buscando un abogado especialista en Derecho de Familia? ¡Contacta con nosotros! Estaremos encantados de asesorarte en todo lo que necesites.  

Imagen por defecto
María Jesús Nieto Sánchez-Cervera
Artículos: 2

Deja un comentario